martes, 28 de febrero de 2017

Cristo viene pronto

La insensibilidad de la que padece el ser humano para con su prójimo y para con su Creador cada día es más evidente. Tal parece que el acusador ha puesto un enfriador en el corazón del hombre para que no sienta ni vea como Dios lo hace. Mentira es que la gente cree en Dios, aunque muchos lo confiesen con sus labios, pero claramente con sus hechos lo niegan. Tanto en los países de occidente como en oriente el pecado se incrementa. Por un lado los crímenes en naciones como Honduras, Guatemala, México y El Salvador, donde no solo matan sino que descuartizan a toda persona, incluyendo niños, mujeres y recién nacidos.

Y por otro lado en naciones europeas donde el orgullo gay se manifiesta en todo su esplendor. Ya nada es pecado. No hay respeto a Dios y por eso se vive como si Dios no existiera. Y no es que no sepan de Dios sino que: habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido (Romanos 1:21).

El diablo sabe que tiene poco tiempo (Apocalipsis 12:12) y ha cegado el entendimiento de las personas para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios (2 Corintios 4:4). Ha sabido utilizar muy bien instrumentos que todo mundo los tiene en casa para adormecer a la gente, o mejor dicho insensibilizar. Tiene acaparada toda la industria del cine y televisión. De igual manera la radio y la música. Sin olvidarnos del internet. Por eso es que el pecado es tan común porque se encuentra por todos lados y en todas sus manifestaciones. No hay temor de Dios delante de los ojos de la gente (Romanos 3:18). 

Antes era solo la mundanalidad que se veía y oía en todos estos sitios, ahora también se propagó el sectarismo. En fin tanto el mundo como la religión, que en definitiva vienen siendo lo mismo pues conducen al mismo sitio, son las estrategias favoritas del enemigo de Dios. Uno utilizado de manera abrumadora en Europa por medio del libertinaje y el otro de igual forma por medio de la religión en Latinoamérica.

Cristo viene pronto se está cumpliendo a exactitud en los días cercanos a su venida este contraste que de antemano estaba dicho:  El que es injusto, sea injusto todavía; y el que es inmundo, sea inmundo todavía; y el que es justo, practique la justicia todavía; y el que es santo, santifíquese todavía (Apocalipsis 22:11). Porque por un lado el mundo impío se corrompe más, pero por el otro los hijos de Dios cada vez nos sentimos más abrumados por la nefanda conducta de la gente, así como le pasaba a Lot en Sodoma y Gomorra.

Cualquier día de estos Cristo viene y nos sacará de este mundo, por lo que es necesario permanecer en Él. Ya lo dijo muy claro: Permaneced en mí (Juan 15:4) Pues el que en mí no permanece, será echado fuera (Juan 15:6). Y la única forma para permanecer en Él es amándole y el amarle se demuestra guardando sus mandamientos. Pues Él lo dijo: Si me amáis, guardad mis mandamientos (Juan 14:15).

Así que aléjese de lo mundano, pues el mundo pasa y sus deseos, pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre (1 Juan 2:17).

Apártese de las denominaciones, sectas y religiones que todas ellas son parte de la apostasía y gran ramera o Babilonia. Ya lo dijo claro el Señor: Salid de ella pueblo mío para que no seáis partícipes de sus pecados (Apocalipsis 18:4).


Un mensaje para reflexionar

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Publicaciones Populares

Newsletter